cuadro mujeres

Siempre he celebrado lo nutritivas que son las charlas entre amigas a partir de cierta edad. Como el buen vino mejoran con los años y como todo lo bueno crean adicción.

La clave reside creo en que nosotras hablamos de lo que “nos pasa”, mientras que muchos hombres lo hacen solo sobre “lo que pasa” sin identificarse con ello de manera intima y comprometida como lo hacemos nosotras.

Por eso cuando nos reunimos con una buena amiga, aunque hablemos de incertidumbres  y nos despidamos con incógnitas, siempre vamos a salir fortalecidas y renovadas.

Tal vez a lo largo de una historia de confidencias y aprendizajes compartidos al calor de la primera hoguera desde que aparecimos por este planeta, hemos ido tejiendo entre todas un tejido cálido y protector que aun hoy nos envuelve y abriga.

Una especie de lenguaje secreto y sagrado, que por suerte empieza a reconocerse y para muestra lo siguiente:

Conferencia en Stanford:

La ultima disertación era sobre la conexión mente-cuerpo-la relación entre el estrés y el malestar físico.

El orador, jefe de psiquiatría en Stanford, dijo entre otras cosas, que una de las mejores cosas que un hombre puede hacer por su salud es casarse con una mujer, mientras que una mujer, una de las mejores cosas que puede hacer por su salud es cultivar su relación con sus amigas. Al principio todo el mundo se rió, pero hablaba en serio.

Las mujeres conectan entre ellas de manera diferente y se proporcionan sistemas de apoyo que las ayudan a lidiar con el estrés y las experiencias difíciles de la vida. Físicamente, esta cualidad “tiempo para las amigas” nos ayuda a fabricar más serotonina-un neurotransmisor- que ayuda a combatir la depresión y puede producir una sensación general de bienestar.

Las mujeres comparten sus sentimientos, mientras que los hombres a menudo se relacionan en torno a actividades. Ellos raramente se sientan con un amigo a hablar de cómo se sienten acerca de cualquier cosa, o como va su vida personal. ¿Trabajo? Sí. ¿Deportes? Sí. ¿Coches? Sí. ¿Pesca, caza, golf? Sí. Pero ¿sus sentimientos? Muy pocas veces. Las mujeres lo hacen todo el tiempo. Nosotras compartimos desde nuestra alma con nuestras hermanas y, evidentemente, es muy bueno para nuestra salud. El orador dijo que dedicar tiempo con una amiga es tan importante para nuestra salud general como el jogging o ir al gimnasio.

Hay una tendencia a pensar que cuando estamos “haciendo ejercicio” estamos haciendo algo bueno para nuestro cuerpo, pero que cuando estamos hablando con nuestras amigas, estamos perdiendo el tiempo y deberíamos estar ocupadas de forma más productiva. No es cierto. De hecho, dijo que el no crear y mantener relaciones personales de calidad, con otros seres humanos, es tan nocivo para nuestra salud física como fumar! Por lo tanto, cada vez que nos sentamos a charlar con nuestra amiga, date unos golpecitos en la espalda y felicítate por estar haciendo algo útil para tu salud. De hecho, somos muy muy afortunadas. Así queeeee…..brindemos por la amistad con nuestras amigas. Evidentemente, es muy bueno para nuestra salud.

Tags: , , , , ,

Please be polite. We appreciate that. Your e-mail address will not be published and required fields are marked.