Desaprender lo aprendido

5 febrero 2013 0 Comments Category: Temas

jardin zen 2Como metáfora visual de lo que pretendo compartir sobre el “desaprendizaje” tomo la imagen de un jardín seco japonés (kare-sansui), donde los conjuntos escultóricos de las piedras  se componen siempre en grupos de tres, siendo solo dos,  las que se pueden contemplar desde cualquier angulo simultaneamente y ello para demostrar que en el fenómeno de la observación hay que dar igual importancia tanto a lo que se ve cómo a lo que no se ve porque todo forma parte de un mismo conjunto.

Analógicamente también podríamos referirla a la suma de los tres ángulos que nos conforman en cuanto a lo que “somos” como suma de nuestra percepción subjetiva de como nos vemos, de cómo nos ven los demás y de cómo en realidad somos.

En ese camíno de construcción del ser hacia el devenir, y aqui aparece de nuevo metafóricamente la imagen del jardin japonés donde tanto importa lo que se ve cómo lo que no se ve, el aprendizaje, que tendría que ser la piedra de toque mágica que actuara como catalizador de nuestra potencialidad pura, se convierte a menudo en una losa que nos comprime a base de juicios y restricciones ajenas, guardados celosa y secretamente en un inconsciente desde una infancia que siente y no analiza y que sin desvelarnos sus secretos  pero condicionándonos por ellos, moldeará nuestra mente a base de percepciones erróneas y pensamientos ajenos, configurándola con un software que no sabremos manejar porque no nos pertenece. Más o menos como si nos obligaran a ver el mundo con  gafas ajenas y mal graduadas.

Fisiológicamente ya sabemos que a cada emoción bioquímicamente le sigue una molécula y que éstas conforman en nuestro cerebro rutas establecidas que necesitan, como cualquier adicción, retroalimentarse continuamente .

Para aprender de verdad a ser, necesitaremos antes desaprender lo aprendido, configurando nuevas rutas neuronales que sustituyan a los patrones anteriores, generar, sintiendo nuevas emociones, nuevas  moléculas que a su vez configurarán nuevos patrones de pensamiento, percepción y observación y lo bueno es que también hoy sabemos que esto es posible gracias a la neuroplasticidad cerebral o la capacidad que el cerebro tiene de remodelarse constantemente en base a nuevas experiencias y para ello os paso un link de una Contra de La Vanguardia en la que Joe Dispenza, bioquímico y neurocientífico, lo explica muy bien

.http://www.lavanguardia.com/lacontra/20130109/54358915819/la-contra-joe-dispenza.html

 

 

 

 

 

 

Tags: , , ,

Please be polite. We appreciate that. Your e-mail address will not be published and required fields are marked.